CHS Blog

Cómo Fomentar la Autoconfianza en sus Hijos

Cómo Fomentar la Autoconfianza en sus Hijos
Publicado el October 11, 2017 por CHS

Todos los padres quieren que sus hijos tengan la autoestima alta y que confíen en que pueden ser exitosos. Los padres quieren que sus hijos se sientan exitosos porque saben que, cuando un niño se siente bien consigo mismo y cree que puede lograr cualquier cosa si se esfuerza, tendrá una vida más feliz y más gratificante. La creencia de que uno puede superar obstáculos, ser independiente y alcanzar sus metas se denomina “autoconfianza”.

La autoconfianza se desarrolla a partir de una combinación de experiencias, habilidades y conocimientos. Los niños comienzan a construir su autoconfianza desde la niñez. A medida que crecen, sus conocimientos, sus habilidades y sus experiencias también crecen y se amplían. Los padres pueden promover la autoconfianza de sus hijos por medio de conversaciones, tareas diarias y proyectos sencillos. Por ejemplo, pueden usar los siguientes modelos para que sus hijos desarrollen confianza en sí mismos:

1. Enseñe a su hijo sobre las emociones y cómo expresarlas.

Los niños comienzan a aprender sobre las emociones desde el momento en que nacen. Inmediatamente después del nacimiento, los bebés pueden experimentar placer, angustia y sorpresa. Para cuando los niños cumplenun año de edad, han sentido alegría, ira, tristeza y miedo. Responder a las necesidades de un bebé rápidamente crea confianza y una sensación de seguridad. Mientras que siguen creciendo, experimentarán vergüenza, orgullo, culpa, envidia e inseguridad. Con el apoyo adecuado, aproximadamente a los cinco años, también pueden comenzar a sentirse seguros de sí mismos. Cuando los niños se sienten seguros, amados y cuidados, pueden adquirir las habilidades necesarias para aprender a expresarse.

Recuerde que las emociones son fluidos. Una emoción puede transformar rápidamente a otra, y la intensidad de las emociones también puede pasar de alta a baja en un segundo. Esto es fácil de notar en un niño que está teniendo un berrinche. Puede pasar de sonreír a tumbarse al suelo y gritar, y luego sonreír de nuevo en cuestión de minutos. Las emociones intensas son incontenibles y difíciles de controlar.

El primer paso para manejar esas emociones es identificarlas. La capacidad de identificar las emociones puede llevar al niño a posibles soluciones. Por ejemplo, si su hijo dice: “Estoy triste”. Usted puede responder: “¿Cómo puedo ayudarte?”. Es posible que su hijo levante los brazos y diga: “Abrazo” o “Cobija”. Una vez que vea que se siente mejor, puede enseñarle que logró exito al decir: “¡Tenías razón! Ese abrazó te ayudó a sentirte mejor. Ahora estás sonriendo”. Esa simple conversación puede demostrarle que tiene el poder de manejar sus sentimientos.

2. Tenga presente que debe dar el ejemplo.

¿Le demuestra a su hijo qué es la confianza en uno mismo? Cuando las cosas van mal o se vuelvan caóticas, ¿cómo responde usted ante esa situación? Si usted permanece tranquilo y trabaja pacientemente hacia una solución, le está demostrando a su hijo que usted confía en su capacidad de mantener a todos seguros y de resolver el problema. Si usted piensa que puede ser más probable que se siente y se disuelve en lágrimas, o que levanta las manos y decir “no puedo más”, entonces usted tiene un poco de trabajo que hacer.

Todos tenemos días en que las cosas no van como planeamos y no debe pensar que siempre es posible responder perfectamente ante cada situación, pero sí puede aprender a responder de manera razonable. Practique técnicas de afrontamiento, como respirar profundamente o escuchar música. También está bien decir: “Necesito alejarme de este problema durante un minuto mientras pienso en una solución”. Aplicar estas estrategias en la resolución de problemas ayuda a su hijo a aprender la diferencia entre “No puedo” y “Puedo, pero necesito tiempo para resolverlo”. Esto le demuestra que, incluso cuando las cosas son difíciles, usted confía en sus habilidades; que usted es resistente.

También puede poner en práctica la resistencia mediante un diálogo interno positivo. Piense en cómo responde cuando se da cuenta de que ha cometido un error. ¿Se insulta a sí mismo o se dice cosas como: “qué estupidez”? En lugar del diálogo interno negativo, puede decir: “Veo que cometí un error. Lo arreglaré”. Ayude a su hijo a desarrollar un diálogo interno ofreciéndole el lenguaje adecuado cuando observe que tiene problemas. Por ejemplo: “Es decepcionante que las cosas no salgan como uno las había planeado. ¿Qué podemos hacer sobre ello?”

3. Haga planes para triunfar.

Invite a su hijo a completar tareas simples y a tomar decisiones por sí mismo (solo cuando sea segura). Asegúrese de demostrar cómo hacer la tarea primero y no esperes que él lo haga perfectamente la primera vez. El objetivo no es alcanzar la perfección, sino lograrlo una vez, para luego seguir poniéndolo en práctica. Elogie a su hijo por su esfuerzo y su actitud positiva más que por el resultado. Una vez que complete la tarea, reconozca su éxito y dígale: “¡Sabía que podías hacerlo!”.

Comience con tareas pequeñas y sencillas, como separar los calcetines en pares, y pase gradualmente a tareas más desafiantes, como ayudar a preparar una comida. Si los padres esperan que los hijos ayuden en la casa y participen en las tareas domésticas, ellos se sentirán conectados con la familia y miembros valorados de un equipo. Así, tendrán un sentido de propósito. Saberse capaz de hacer algo desarrolla la confianza; por lo tanto, sus expectativas deben ser razonables.

No “rescate” a su hijo si se siente frustrado y desea rendirse. En lugar de controlar lo que hace, concéntrese en actuar como su mentor. Anímelo y proponga ideas para organizarse o resolver un problema, pero manténgase a un lado y permítale hacer el trabajo. Si lo hace por él, le está diciendo: “No creo que puedas hacer esto, así que lo haré yo mismo”. Recuerde que el objetivo es que su niño se sienta orgulloso de lo que puede lograr por sí mismo. A continuación, encontrará algunas ideas de tareas sencillas que los niños pueden realizar para ser más independientes y desarrollar su confianza:

Niños Pequeños

Niños de Edad Preescolar

Niños de Edad Escolar

Tomar un objeto de consuelo cuando lloren (animal de peluche, cobija, etc.)

Ayudar con el lavado de la ropa doblando toallas, separando los calcetines en pares y recogiendo la ropa sucia

Ayudar a hacer la lista de compras y planificar las comidas de la semana

Hacer rodar una pelota con alguien

Colocarse los calcetines y los zapatos (puede que aún necesite ayuda para atarse los cordones)

Ayudar a aspirar y trapear los pisos

Sacar pañuelos de una caja de pañuelos descartables y colocarlos dentro nuevamente

Alimentar y cuidar de las mascotas, como peces, perros o gatos

Ocuparse de regar y desmalezar el jardín

Agarrar un crayón o pincel grande con la mano

Aprender cuándo y cómo lavarse las manos

Vestirse, cepillarse los dientes y peinarse

Alimentarse con una cuchara y agarrar una taza

Guardar juguetes y artículos personales, como un suéter o un sombrero

Asumir la responsabilidad de preparar su mochila para la escuela

Pasar de caminar sosteniéndose de los muebles a hacerlo de forma independiente

Preparar bocadillos sencillos como un tazón de cereal, un sándwich de manteca de maní y jalea o una ensalada de huevo (si un adulto hierve los huevos)

Preparar comidas simples para la familia, como una ensalada y un sándwich para el almuerzo, o ayudar a preparar la cena

4. Estimule los talentos y los dones únicos de su hijo.

Demuestre a su hijo que se interesa por las cosas que le interesan a él. Conozca sus juguetes favoritos, juegue con él y anímelo a explorar sus intereses. Si observa que ha desarrollado una pasión por algún tema en particular, ayúdelo a aprender todo lo que pueda acerca de ese tema. Visite la biblioteca en busca de libros, prepare proyectos sencillos o visite lugares donde pueda investigar aquello que le interesa, como por ejemplo museos, zoológicos o parques. Ayude a su hijo a organizar sus ideas sobre lo que desea aprender a través de listas de objetivos.

Si demuestra interés por la observación de aves, puede preguntarle: “¿Qué deseas saber acerca de las aves?”. Así, pueden trabajar juntos para crear una lista. La lista puede ser algo así: Deseo saber cómo vuelan las aves, qué comen y cómo hacen sus nidos, y las quiero ver de cerca. Puede ayudarlo a organizar su lista y establecer objetivos. Anímelo a pensar soluciones mientras planifican. Por ejemplo: “¿Dónde podemos encontrar libros acerca de las aves y dónde podríamos verlas de cerca?”. Establecer objetivos y alcanzarlos ayudará a que su hijo sienta confianza en sí mismo.

Los niños suelen utilizar sus intereses para desarrollar su identidad. Por ejemplo: “El abuelo dice que hago tortillas deliciosas. Cocino bien y podría ser chef cuando sea grande”. Sentirse un experto en un tema no solo desarrolla la confianza, sino que también fomenta la curiosidad. Aprender a apreciar los talentos y las habilidades propias, y el valor que aportan a la sociedad, permite a los niños apreciar las características individuales de los demás.

Si uno apoya el desarrollo de los hijos a medida que adquieren las habilidades y el conocimiento necesarios para tener éxito, también apoya su habilidad para ser independientes, resistentes y seguros de sí mismos. A continuación encontrará recursos para informarse más acerca de este tema.

Recursos y referencias en español

Recursos y referencias en inglés:

Suscribirse a Noticias de CHS
Areas of Interest