CHS Blog

Conservar el corazón saludable

Conservar el corazón saludable
Publicado el February 1, 2017 por CHS

Conservar el corazón saludable

Febrero es el mes del corazón en Estados Unidos: un momento para propagar concientización sobre la importancia de la salud cardíaca. En la actualidad, las enfermedades cardíacas, como el ataque cerebral y la presión sanguínea elevada, son el asesino número uno de mujeres y hombres estadounidenses. En lugar de regalar chocolates y dulces el día de San Valentín, ¿no sería mejor concientizar sobre cómo mantener el corazón saludable?

Estos son algunos consejos de salud cardíaca:

  • Sea un buen ejemplo: los niños aprenden al mirar a sus padres. No tiene que ser perfecto todo el tiempo pero si su hijo ve que usted hace un esfuerzo para comer bien y desarrollar actividad física, lo motivará para hacer lo mismo a la vez que envía un mensaje de que la buena salud es importante para su familia.
  • Deje de fumar: evitar el tabaco por completo es una forma segura de ayudar a proteger los vasos sanguíneos y su salud en general. El tabaquismo es uno de los factores de riesgo principales que son controlables de enfermedad cardíaca. Dejar de fumar marcará una diferencia enorme en su corazón y salud general. Al enseñarle en forma temprana las consecuencias del tabaquismo, su hijo tendrá menos probabilidades de ceder a la presión de sus pares en la adolescencia.
  • Ponga en movimiento a toda la familia: organice tiempo para que todos hagan actividad juntos. Acudan a un parque cercano a caminar, montar bicicletas y usar los juegos infantiles para que la familia tenga un tiempo de vinculación. No sólo todos tendrán el beneficio de ejercitarse sino que también se sentirán más unidos.
  • Limite el tiempo de televisión, videojuegos, computadoras y teléfonos celulares: dedicar demasiado tiempo a los aparatos electrónicos puede conducir a un estilo de vida sedentaria y a comer bocadillos en exceso. Esto puede aumentar los riesgos de padecer obesidad y enfermedades cardiovasculares. Limite el tiempo en pantalla a 2 horas al día tanto para su familia como para usted.
  • Aliente actividades físicas que su hijo disfrute: tiene muchas opciones, como básquet, ballet o natación. Deje a su hijo experimentar con diferentes actividades hasta que encuentre la que le encante. Se apegará a eso durante más tiempo si disfruta lo que hace.
  • Elija chocolate negro: ¿Aún tiene antojo de chocolate el día de San Valentín? Elija los más oscuros en lugar de los muy endulzados chocolates con leche. El chocolate negro contiene flavonoides saludables para el corazón. Estos compuestos ayudan a reducir la inflamación y disminuyen su riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Pero… es clave la moderación. Limítese a comer un pequeño trozo al día.
  • Disfrute de actividades de relajación: el estrés es un factor de enorme peso en muchas enfermedades cardiovasculares. Las actividades como el tejido, los rompecabezas, y los libros para colorear para adultos pueden ayudar a aliviar el estrés y también a aplacarse después de un largo día. Cuanto menos estresado esté, menos riesgo tendrá de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Ría a carcajadas: usamos esta versión en inglés del “LOL” de los mensajes de texto o Facebook para recomendarle, en realidad, que se ría con ganas en su vida diaria. Vea algunos videos cortos divertidos en YouTube o cuenten chistes entre amigos o familiares. Según la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón), la investigación sugiere que reír puede disminuir las hormonas del estrés, reducir la inflamación de sus arterias, y elevar sus niveles de lipoproteínas de alta densidad (HLD), también llamadas “colesterol bueno”.
  • Tenga hábitos más saludables para toda la familia: prepare tanta comida casera como sea posible para poder controlar lo que incluyen sus alimentos. La comida rápida en forma ocasional está bien, pero no la convierta en un hábito. También haga que todos aprendan lo que es bueno para su salud y que lean las etiquetas para ser más conscientes de lo que comen.

Para mejorar los hábitos alimentarios saludables, es esencial saber lo que significan algunas palabras que figuran en las etiquetas de los alimentos. A continuación, se aclaran algunos elementos que pueden hallarse en el envase de su alimento favorito. También es importante destacar que aun cuando un determinado alimento sea bueno para usted, todo debe consumirse con moderación.

  • Grasas saturadas (MALAS): tipo de grasas que son sólidas a temperatura ambiente y pueden aumentar el colesterol en sangre más que cualquier otro tipo de grasas. Pueden hallarse en cortes de carne con grasa, leche y productos lácteos elaborados con leche entera y con un 2% de grasa, mantequilla, helado y aceite de coco. Se recomienda comer la menor cantidad de grasa saturada posible.
  • Grasas insaturadas (BUENAS): se clasifican como poliinsaturadas o monoinsaturadas. Ninguna de ellas eleva el colesterol y ambas pueden ayudar a reducirlo cuando se las usa en lugar de las saturadas o las trans. Las grasas insaturadas pueden hallarse en el maíz, la soja, el salmón, la trucha, los aceites de oliva, la canola, los cacahuates, los aguacates y las frutas secas. La mayoría de las grasas que uno consume deberían provenir de grasas insaturadas.
  • Grasas trans (MALAS): son grasas elaboradas durante la hidrogenación, un proceso que se usa para mantener sólidas las grasas poliinsaturadas a temperatura ambiente y hacer que las grasas duren más. Las grasas trans elevan las lipoproteínas de baja densidad (LDL) y aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca. Las grasas trans pueden hallarse en alimentos fritos y horneados, y también en forma natural, en pequeñas cantidades, en la carne vacuna, el cerdo, el cordero, la mantequilla y la leche. Los alimentos con grasas trans deberían limitarse y consumirse lo menos posible.
  • Fibras (BUENAS): son un componente alimentario que el cuerpo no puede digerir ni absorber. Existen dos tipos de fibras: solubles e insolubles. Si bien las insolubles son importantes para prevenir la constipación y reducir el riesgo de padecer cáncer de colon, las solubles ayudan con los niveles de colesterol. Las dietas con alto contenido de fibra pueden reducir el colesterol LDL. Las fibras pueden hallarse en cereales enteros, frutas con piel, verduras, frijoles, frutas secas y semillas.
  • Sodio (MALO cuando se consume en exceso): también conocido como “sal”, es un compuesto necesario para muchas funciones corporales, pero demasiado sodio puede aumentar la presión sanguínea. El sodio puede hallarse en alimentos procesados, como carnes frías, embutidos, alimentos enlatados, frutas secas saladas, cenas congeladas, aderezos para ensalada y papas fritas envasadas. El consumo de sodio debería ser de menos de 2,300 mg al día.
  • Omega 3 (BUENO cuando se consume con moderación): tipo de grasa que el cuerpo necesita para realizar funciones normales. Nuestro organismo no puede producir estas grasas, así que deben provenir de la dieta. Las grasas omega 3 han demostrado reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Pueden hallarse en pescados grasos, como salmón, arenque, atún, caballa y sardinas. Si bien son importantes para nuestro cuerpo, deben consumirse con moderación debido al riesgo de contenido de mercurio. Se recomienda comer alrededor de 2 porciones de pescado a la semana.

Fuentes:

http://www.heart.org/HEARTORG/HealthyLiving/HealthyKids/HowtoMakeaHealthyHome/Top-10-Tips-to-Help-Children-Develop-Healthy-Habits_UCM_303805_Article.jsp#.WGvofn0gc5N

http://www.healthline.com/health-slideshow/healthy-heart-tips#1

http://www.med.umich.edu/pfans/docs/tip-2012/hearthealthyforkids-0212.pdf

Suscribirse a Noticias de CHS
Areas of Interest