Invertir en Educación Temprana

Los primeros años en la infancia son indiscutiblemente los años más importantes en la vida de una persona. El cerebro se desarrolla a un ritmo acelerado y esto representa una ventana de oportunidad importante para desarrollar el potencial máximo del niño y determinar sus habilidades clave cognitivas, emocionales y sociales necesarias para más adelante en su vida. De hecho, el cerebro de un niño está desarrollado a un 80 % a la edad de tres años. La educación de calidad en los primeros años de la infancia puede ayudar a fomentar estas habilidades incluso entre los jóvenes más desfavorecidos.

Según James Heckman, laureado con el Premio Nobel a la Economía y autor de la Ecuación Heckman, cada dólar invertido en programas de educación temprana proporciona un rendimiento anual del 7 % al 10 % mediante productividad incrementada y menor gasto en programas sociales como educación de recuperación, programas de asistencia social y justicia criminal.

Usted puede ayudar a construir un mejor futuro para los niños hoy si contribuye a la misión de CHS de garantizar que cada niño tenga la oportunidad de desarrollarse dentro de un ambiente seguro y sano, y ayudar a los niños en riesgo a recibir la educación temprana que se merecen.

Los siguientes elementos son ejemplos que pueden hacer la diferencia para las familias de CHS. Para donar uno de los elementos a continuación, o cualquier otro importe, haga clic en el botón 'donar'.

Suscribirse a Noticias de CHS
Areas of Interest