Podcasts

ESCUCHE
el episodio

Manejo de la Ira

Cómo Controlar la Ira - La de su Hijo y la Suya Propia

La ira es una emoción común que todos sentimos en algún momento. Este podcast le ayudará a reconocer sentimientos de ira, identificar factores desencadenantes para usted y su hijo, y darle las herramientas necesarias para manejar su ira.  

Es posible que no pueda cambiar a la persona o la situación que le provoca ira, pero sí puede controlar cómo responder a ese enojo. El objetivo del control de la ira es controlarla y expresarla de manera positiva y efectiva, que sea segura y adecuada.

Es importante saber cuándo siente ira, de dónde viene esa ira y cómo controlarla. Al practicar y desarrollar hábitos para controlar la ira de manera efectiva, los padres pueden promover un ambiente pacífico mientras ayudan también a los niños a entender y controlar su ira.

El primer paso en contralar la ira es reconocer los sentimientos de ira. Al prestar atención a su cuerpo  y a los signos de una ira en aumento, puede calmarse y enfrentar la ira antes de perder el control. Algunos sentimientos comunes para los adultos son:

  • Aumento de la adrenalina
  • Pulso acelerado
  • Tensión muscular
  • Palmas sudorosas
  • Sensación de calor
  • Sensación de encierro
  • Perder el control con los demás

Su hijo aprende mirándolo a usted, así que es importante ser una influencia positiva controlando su ira en forma apropiada. Además, los niños necesitan que los adultos los ayuden a entender y reconocer sus propios sentimientos de ira. Algunos signos que muestran que un niño está sintiendo ira o se siente frustrado son:

  • Estirarse del cabello
  • Tensar los puños o los músculos
  • Golpearse o golpear una pared
  • Gritar o llorar
  • Arrojar cosas

Las situaciones o las personas que le rodean pueden desencadenar sus sentimientos de Ira. La identificación de sus factores desencadenantes y los de su hijo le permiten estar mejor preparado para responder de manera positiva, para usted y su hijo. Algunos desencadenantes comunes son:        

  • Acciones de sus hijos, como cuando contestan o rompen algo
  • Acontecimientos inesperados, como que su hijo se enferme y usted llego tarde al trabajo
  • Embotellamientos
  • Estrés por problemas en las relaciones
  • Errores que comete usted u otras personas
  • Estar muy cansado o hambriento
  • Estrés en el trabajo

Desencadenantes comunes para los niños incluyen:

  • Conflictos con otros niños
  • Rechazo de sus pares
  • Ataque físico de otro niño
  • No salirse con la suya
  • Ser castigado o regañado
  • Estar muy cansado o hambriento
  • Estar enfermo

Una vez que usted y su hijo notan estos signos de ira, pueden practicar actividades que les ayuden a calmarse y a liberar la ira sin lastimar a nadie. Para los adultos, esto puede ser:

  • Hacer ejercicio
  • Respirar profundo
  • Alejarse de la persona o el entorno que causa la ira
  • Hablar con su esposo, un miembro de la familia o un amigo
  • Escribir sobre sus sentimientos o pensamientos
  • Salir a caminar
  • Dormir o descansar

Para los niños, esto puede ser:

  • Hablar con un adulto o con otra persona de confianza sobre sus sentimientos
  • Jugar en exteriores, como al correr, saltar, arrojar o patear un balón
  • Jugar solo
  • Tomarse un descanso
  • Dibujar
  • Mantener un diario privado o escribir sobre sus sentimientos
  • Dormir o descansar
  • Leer un libro o una revista
  • Respirar profundo

Después de haber aprendido los signos y cómo calmarse, sigue siendo importante expresar la ira a través de palabras, porque no comunicarse no hace que la ira desaparezca. Puede acumularse y llevar a tener un arrebato luego. Aquí tiene algunas formas saludables de expresar ira de forma verbal:

Para adultos:

  • Cuéntele a la persona que desencadenó su ira, incluso a su hijo si puede entenderlo, cuál fue la situación que lo hizo enojar, cómo se sintió y cuáles son sus necesidades. Recuerde concentrarse en la situación y no en la persona que lo hizo enojar. Por ejemplo, “Siento ira cuando...” o “Cuando mami llega del trabajo quiero jugar contigo, pero necesito un momento para guardar mis cosas y cambiarme”.
  • Escriba sobre la situación para clarificar sus pensamientos y ayudar a calmarse. Si su ira involucra a otra persona, puede discutir lo que escribió o escribirle una carta a esa persona.

Para los niños:

  • Pueden golpear o hacer berrinches cuando están enojados. Enséñeles a hablar de su ira dándoles palabras para que puedan expresarse de una manera no agresiva.
  • Discute y trate de encontrar opciones que no sean tener un comportamiento agresivo para alcanzar un objetivo, intentando ponerse en la misma situación y preguntándoles cuál sería una acción responsable.
  • Reafirme en forma positiva el comportamiento adecuado, con elogios y reconocimiento.
  • Para niños mayores, utilice la televisión, las noticias, etc. para debatir formas seguras y apropiadas o inapropiadas para reaccionar a la ira.
  • Presénteles circunstancias a los niños antes de que estas sucedan, para que estén preparados para responder de manera positiva.
  • Enséñele a los niños sobre la ira cuando son pequeños y pueden entender. Enseñando hábitos positivos puede evitar tener que romper con hábitos negativos.

Mientras motiva a los niños a tomar medidas para aprender a controlar la ira de manera efectiva, ellos también pueden beneficiarse de:

  • Siendo más responsables
  • Volviéndose independientes al saber que tienen opciones
  • Desarrollando una mayor autoestima
  • Expandiendo sus habilidades para resolver problemas
  • Entendiendo y utilizando la ira de maneras útiles para ellos mismos y para los demás

Para descargar nuestro folleto “Como Controlar La Ira” y tener acceso a folletos y podcasts adicionales de temas de la crianza, visite el sitio web de Children’s Home Society of California www.chs-ca.org.

Suscribirse a Noticias de CHS
Areas of Interest